Un viaje resiliente X: Cumpleaños

 

 

 

 

 

Gabriel y Emilio

 

El 22 de Marzo cumplió 16 años mi hijo Eugenio. Quién diría que en estos años la vida iba a dar tantas vueltas y los roles cambiarían de esta forma. Jamás pensé que  antes de su adultez él tuviera que tomar tantas responsabilidades, y aunque no es por el lado económico, sí ha tenido que adoptar otros roles y ha pasado a ser una parte bastante importante en mi andar diario.

A raíz de mi discapacidad él ha tomado el rol de mi acompañante, va conmigo a muchos de los lugares a los que voy e inclusive  ahora forma parte del equipo de Diálogo en la oscuridad, del cual yo formo parte también; hoy somos compañeros de trabajo. Nadie lo obligó, y sé que lo hace con gusto, ya que le agradó la forma en que este grupo trabaja. Un día tuvo que acompañarme a un evento de Diálogo en la Oscuridad y se puso a ayudar y de ahí nació su gusto por este equipo.

Mis otros hijos por su edad o por sus ocupaciones extra escolares no tienen el tiempo para acompañarme siempre, mas Eugenio ha logrado combinar sus tiempos y está gustoso de acompañarme siempre que puede.

No era lo que yo había planeado para él; quizá me hubiera gustado que me acompañara como el sucesor de mi negocio, pero como ya les conté antes, este negocio desapareció a raíz de mi discapacidad y ahora Eugenio forma parte importante de mi caminar diario y creo que esto le da más valor a lo que hace porque ahora no es el hijo del dueño sino que es parte de un equipo que lo acogió por su disponibilidad y por su manera de ser.

Insisto en que Dios tiene formas muy extrañas de llevarnos hacia los fines que él tiene planeado para nosotros. Estoy seguro que este proceso de aprendizaje le dejará grandes valores a mi hijo y estoy agradecido a que por medio de mi discapacidad él haya descubierto una disposición al servicio que estoy seguro no sabía que tenía.

Muchas felicidades hijo y sé que  sabes que tienes toda mi gratitud y   admiración por la forma en que has tomado este proceso que ha sido duro para todos y agradezco profundamente que lo estés tomando de la forma en que lo haces, quiero que sigas con tu vida y con tus  actividades propias de tu edad pero ahora con los valores que has adquirido, no por mí, sino porque Dios ha tocado esa parte sensible que siempre ha estado contigo pero que no habías explotado como lo haces hoy. Estoy seguro que en nombre del equipo de Diálogo te desean lo mejor para este y todos los demás años de tu vida.

No me queda  más que agradecerte la entereza que has mostrado ante las situaciones adversas que hemos vivido y estoy seguro que saldremos adelante como familia y sé que este aprendizaje que te ha costado sacrificios te llevará a alcanzar límites nunca imaginados por Ti gracias a la madurez que has adquirido en este tiempo.

Espero en Dios y confío que pronto estaremos mejor de lo que ahora estamos y estoy seguro que esta experiencia abrirá muchas opciones para ti en un futuro y lograrás ser una persona exitosa en todo lo que te propongas en la vida

Con amor, papá

Gabriel Rodríguez

gabriel@dialogoenlaoscuridad.com.mx

Un viaje resiliente X: Cumpleaños