3 etapas en el Camino de la Inclusión

bastante esquivo; es un concepto amplio, que toca transversalmente la realidad de tanta gente y que recibe tan poca importancia en el día a día, que apenas si vamos logrando empaquetarlo en modelos y teorías para su aplicación.

Hace algunas semanas, mientras diseñaba una dinámica experiencial en línea para un grupo que trabajaba con inclusión, me encontré con una propuesta interesante y práctica que propone identificar tres niveles de comportamiento en el camino de la inclusión.

Esta propuesta plantea examinar la inclusión desde el foco del privilegio; es decir, la inclusión se podría resumir como la percepción de contar con privilegios; aquel que goza de ciertos privilegios y lo percibe así, se siente incluido. P.EJ. si tuviste el privilegio de recibir una educación formal, te percibirás incluido, pues perteneces al grupo de personas que recibió educación en tu país.

Por lo tanto, y a riesgo de ser simplista, una forma de entender la inclusión es como sigue: aquellos grupos o personas que no gozan de algún privilegio en alguna área de su vida pasan a ser grupos en desventaja y por ende experimentan exclusión. Aquellos grupos o personas que gozan de ciertos privilegios en alguna área de su vida pasan a ser grupos en ventaja y experimentan inclusión.

Por supuesto que el proceso de la inclusión no es ni fijo ni lineal, es cambiante y hay miles de factores que pueden afectarlo, no obstante, creo que estas tres etapas nos pueden ayudar a ubicarnos, en base a nuestros comportamientos, dónde estamos en el mapa de la inclusión.

1. Indiferencia o dejar las cosas como están

Es una etapa que tiene rasgos bastante claros: apatía, desinterés y desidia. Los comportamientos son más pasivos o hasta perjudiciales. Se resume en dejar las cosas como están.

Veamos un ejemplo. Llega un nuevo integrante a tu organización; se trata de una persona que viene de Centroamérica y que nunca había estado en México. Vino por razones laborales y no conoce a nadie. Si bien habla español, algunas de sus palabras o frases no son iguales a los de los mexicanos. Está en un ambiente totalmente nuevo y se percibe en desventaja.

Tu reacción es no hacer nada, a pesar de que sabes de la llegada de esta persona, quizá incluso te la presentaron, pero tú simplemente sigues tu vida como siempre.

2. La inclusión moral o el discurso optimista

Es una etapa que se caracteriza por la apertura y una cierta aceptación que toca el optimismo, sin embargo, los comportamientos permanecen en las palabras de aliento y los buenos deseos. Uno de los signos positivos de esta etapa, es que al menos ya hay una interacción entre la persona privilegiada y la persona en desventaja

Regresando al ejemplo del nuevo integrante de tu empresa, la inclusión moral sería acercarte a esta persona y conversar, indagar cómo está y cómo se siente en esta nueva ciudad, incluso empatizar con algunas de sus necesidades. Tu comportamiento se ceñiría a palabras de apoyo y buenos deseos, P.EJ. “no te preocupes, seguramente te adaptas pronto, la gente de México es hospitalaria. Todos en la empresa te vamos a apoyar porque nos da gusto que estés aquí, vas a aportarnos mucho”.

3. La inclusión en acción o cambiar el sistema

La última etapa se caracteriza por personas que pueden ceder algo de sus privilegios para hacer cambios en el sistema e intentar sacar de la desventaja a la persona en exclusión.

Regresando a tu nuevo compañero en la empresa, ser incluyente de forma activa sería ceder algo de tu tiempo para ofrecerle algún tipo de mentoría, acompañamiento o asesoramiento técnico para el trabajo; invitarlo a cenar a tu casa para que conozca a tu familia, planear salidas y actividades recreativas con él, apoyarlo en encontrar grupos o personas que podrían apoyarlo en su proceso de adaptación a través de distintas actividades profesionales o de ocio.

¿Te animas a intentarlo?

Identifica alguna situación / persona específica donde quisieras verificar tu nivel de inclusión.

¿En cuál de las tres etapas estás?

¿Qué argumentos sustentan tu respuesta?

¿Qué podrías hacer para ir a la siguiente etapa o para mejorar la etapa dónde estás?

Pepe Macías

pepe@dialogoenlaoscuridad.com.mx