¿Podemos hacer lo mismo?

1AA503E7-707E-4957-8B97-1F73806CB71F

 

Estoy en el Cairo reclutando guías ciegos para la exhibición de Diálogo en la Oscuridad. Serán más o menos diez veces que he entrevistado candidatos ciegos para el puesto de guía de exhibición. He tenido la oportunidad de entrevistar gente en México, Estados Unidos, Sudamérica, Europa, Asia y África. Hay una pregunta que por lo general no falta en estas entrevistas: ¿qué te gustaría que los visitantes aprendieran de su visita a la oscuridad?

La respuesta en muchas ocasiones, es, en esencia: que se den cuenta que la gente ciega podemos hacer lo mismo que ellos.

Cada vez que oigo esta respuesta, en el país que sea, me convenso más de que la gente ciega tenemos un problema cuando pensamos de esta manera. Es por ello que cuestiono esta respuesta. ¿De verdad podemos hacer lo mismo?

Creo que mucha gente ciega se aferra a la idea de la igualdad, a ser reconocidos como alguien que puede hacer lo mismo y que posee habilidades equivalentes a las de una persona visual. Teorizo, pero quizá sea el deseo de ser rescatados de la categoría de la ceguera para mudarse a la vitrina de los “normales”.

Después de mucho masticar mi trabajo, creo que el objetivo de Diálogo en la Oscuridad es que ambas partes, visuales y no visuales, aspiremos a conversar sobre nuestras diferencias y nuestras similitudes. Sin embargo, nuestras similitudes no están con frecuencia en el hacer, sino en el aspirar o en el desear.

Déjeme le doy un ejemplo. Yo podría correr un maratón, y usted también; ambos podemos hacer lo mismo, pero de diferentes formas. Lo que podemos compartir es el idéntico deseo o la genuina aspiración de correr un maratón, eso nos hace iguales. Lo que nos distingue, en ocasiones, es el hacer.

Quizá yo tenga que correr con un guía, o con alguna guía táctil o sonora. Incluso puede ser que yo primero tenga que aprender a correr, si no tuve esa oportunidad cuando niño por mi ceguera. Usted tendrá que hacer algunos otros preparativos que no serán los mismos que los míos.

No debemos caer en ese lugar simplista y engañoso de promover la idea de que la gente con discapacidad visual podemos hacer lo mismo que la gente que ve. Usted que puede ver y con el entrenamiento adecuado, quizá sea capaz de hacer una operación a corazón abierto o ejercer como astronauta. Yo, como persona ciega, creo que por más entrenamiento que recibiera, no podría operar un corazón o volar una nave al espacio, al menos hasta el día de hoy.

 

D28C76E9-3565-488C-A0D8-22B5F8B6D167

Considero que es sano, para la gente con discapacidad, dejar de pensar que podemos hacer lo mismo que la gente sin discapacidad, o dicho de otra forma, dejar de aspirar a que la gente sin discapacidad se traguen la idea de que podemos hacer lo mismo que ellos. Creo que es más constructivo cuando provocamos el espacio para conversar, darnos cuenta de nuestras semejanzas en deseos, motivaciones y aspiraciones, y cuando nos enriquecemos de nuestros haceres que son diferentes, pero que nos pueden llevar a logros y a metas igualmente edificantes.

Pepe Macías
pepe@dialogoenlaoscuridad.com.mx

¿Podemos hacer lo mismo?