El tesoro en la discapacidad

B36EA0FC-D727-4892-B1DD-386AAC772368

Para este fin del 2020 y principio del 2021, quiero regalarte lo que considero el tesoro en la discapacidad bien asimilada: la capacidad de encontrar lo bueno y ver otras historias dentro de la historia.

Terminó el 2020, un año fatídico para casi todos nosotros y estamos comenzando el 2021, que también pinta muy complejo. podemos contar muchas historias terribles: muertes, infecciones, crisis económicas y políticas, negocios que quebraron, desesperación por el encierro, divorcios, violencia intrafamiliar y mil infortunios más.

EN mi organización, Diálogo en la Oscuridad, más de 600 personas con discapacidad visual en el mundo se quedaron sin empleo, cinco de nuestras sedes permanentes en el mundo cerraron, y los visitantes sin discapacidad que pudimos impactar fueron mínimos. ¡Y lo que nos falta!

Sin embargo, el mensaje que yo quisiera dejarte es que desarrolles y utilices tu capacidad de agradecer, tu capacidad de ver lo bueno, y tu capacidad para ver otras historias dentro de tu historia.

Desde el punto de vista de la discapacidad, yo podría contarte lo terrible que es quedarte ciego a los 6 años, la desesperación y la tristeza que vivieron mis papás, mis crisis existenciales, mis ganas de darme por vencido, ejemplos de discriminación y exclusión, las palabras hirientes que la gente me ha dicho… pero ¿sabes qué? EL gran tesoro de vivir una discapacidad asimilada y con dignidad es el poder de enfocarnos en lo bueno, en las otras historias que también están sucediendo.

YO me quedé ciego pero vencí la leucemia, mis papás pasaron por mucha tristeza pero ahí encontraron la forma de enseñarme fortaleza y esperanza, he pasado por rechazos y exclusión pero hoy tengo un trabajo y una familia estables.

Dentro de las desgracias del 2020 también pasaron cosas buenas: gente que se curó del Covid-19, gente que conservó su trabajo, gente que se pudo mantener comunicada gracias a la tecnología, y hasta encontrar una vacuna en tiempo récord (la más rápida de la historia).

Cuando vives con una discapacidad y quieres alcanzar una vida plena, no tienes alternativa, tienes que aprender a enfocarte en lo que sí tienes y en lo que sí funciona. Enfocarte en las carencias no te va a ayudar de nada.

Ese es el tesoro que tú puedes aprender y desarrollar. NO se trata de negar lo malo que nos pasa. Yo no niego mi ceguera igual que tú no deberías de negar lo malo que te pueda estar ocurriendo. Pero cuando acostumbramos a nuestro cerebro a ver las otras historias que también están sucediendo, cuando acostumbramos al cerebro a ver también el lado luminoso, somos más bondadosos con nosotros mismos, y nos preparamos para abrirnos a una realidad con muchas más opciones y con muchas más posibilidades.

Después de todo, ¿quién encontró tesoros sin buscarlos? ¿Quién encontró tesoros brillando a la luz del día? El valor lo cosechan los que exploran, aquellos que están dispuestos a caminar en la oscuridad, los que experimentan la incertidumbre y la incomodidad, los que se ensucian y caen repetidamente, los que excavan y mueven muros y rocas…

Date la oportunidad e indaga qué otras historias están ocurriendo en paralelo a tu vida. Regálate la mirada luminosa y descubre algo por lo cual agradecer.

Pepe Macías

pepe@dialogoenlaoscuridad.com.mx

El tesoro en la discapacidad