Acciones empáticas al alcance de todos

Nunca sabremos el impacto que tienen las cosas que hacemos, por pequeñas que sean, hasta tenerlo frente a nuestros ojos.

Soy Cyndy del Río, mujer con discapacidad visual y guía de Diálogo en la Oscuridad. Hoy vengo a hablar de “be my eyes”, una aplicación para dispositivos móviles que ayuda mucho a gente con discapacidad visual.

Esta app te conecta a través de una videollamada, en la cuál, solo se activa la cámara trasera, y te enlaza con un voluntario quien atenderá la llamada para apoyar en tareas que requieran asistencia visual a personas ciegas o débiles visuales.

Va un ejemplo personal y reciente: EL día de ayer me dio un resfriado terrible que me dejó sin fuerzas, sin voz y sin ánimos hasta la tarde de hoy. Yo tenía que tomar ciertos medicamentos, los cuáles no estaban etiquetados en Braille porque eran nuevos. Hoy que tenía qué hacerlo se me ocurrió hacer uso de la aplicación y una persona muy amablemente me ayudó a seleccionar la caja correcta. En otras ocasiones, me han ayudado a leer la pantalla de mi computadora cuando la he estado arreglando, o a leer papelería cuando no tengo ojos en casa. ¡Está genial!

Ahora, una anécdota: Yo conocía esta aplicación desde julio del año pasado o algo así. El domingo, escuché a una visitante en un recorrido que guie en Diálogo en la Oscuridad, hablarme de esta aplicación. Yo le pregunté que cómo era que la conocía, ya que se me había hecho curioso que me hablara de ella. Me contó que hacía un año que se había graduado de la universidad y que no encontraba trabajo, por lo que pensó que no estaba haciendo nada con su vida. En su afán por buscar hacer algo, se puso a investigar de aplicaciones que ayudaran a las personas y se volvió voluntaria de “Be my eyes”. ¡En fin, cómo con un pequeño acto con el que podemos ayudar se convierte en un granito de arena para concientizar a la sociedad y hacer un cambio en la cultura de la gente! ¿No? Porque créanme, al menos para mí, que alguien se tome su tiempo para ayudar en estas cuestiones, significa mucho.

Ya para finalizar, les dejo un dato curioso: Al instalar la aplicación e irte a la pantalla de inicio de sesión, te aparecen cuántos voluntarios y cuántas personas con discapacidad visual hay registradas. ¡Resulta que hay más de un millón de voluntarios para 76,000 personas con discapacidad visual! En definitiva, ¡somos más los buenos!

Cynthia

Cynthia del Río
cynthiadelriov@gmail.com

Acciones empáticas al alcance de todos